“LAS ENFERMEDADES DE LOS NIÑOS”

Las enfermedades de los niños

Como en todos los casos, las enfermedades infantiles pueden variar desde muy leves a muy graves. Un ejemplo del primer caso es la gripe que simula Elliot en “E.T.” para quedarse con el pequeño extraterrestre y calienta el termómetro en la lámpara para engañar a su madre, o el corte que sufre el mismo niño en el dedo y que curará E.T. con su dedo luminoso y sus poderes, como si se tratara de Dios en la Capilla Sixtina, conviertiéndose la secuencia de la película de Spielberg en una imagen que ya es parte de la iconografía del cine moderno.

Entre las enfermedades graves de los niños hay una que destaca en la realidad y en la ficción, la leucemia. En “Medidas arriesgadas” el hijo del policía interpretado por Andy García está enfermo de leucemia y para su curación precisa un transplante de médula ósea que sólo le puede proporcionar un criminal, al que da vida Michael Keaton. Cuando se va a realizar la extracción de la médula bajo anestesia, el criminal consigue escapar, secuestrando al niño, que permanecía aislado por su enfermedad y con una intensa epistaxis por falta de plaquetas.

Otras dos patologías han sido retratadas repetidas veces en la pantalla por motivos diferentes: el asma probablemente por el riesgo vital a corto plazo que puede suponer y las enfermedades mentales, porque permiten inventar personajes extravagantes. “Las normas de la casa de la sidra” es una película muy interesante que sitúa su trama en un orfanato del periodo de entreguerras europeo. El médico del orfanato, un magnífico Michael Cane, fabricará un aparato respiradero, casi una coraza, para un niño asmático. En “Gloria”, decepcionante película de Sidney Lumet, Sharon Stone se encariña de otro asmático que precisa dosis extra de inhaladores cuando está nervioso.

La variedad de películas sobre enfermedades mentales en los niños es mucho mayor, pero destacaré dos, por su calidad e impacto. “¿A quién ama Gilbert Grape?” y “Forrest Gump” . En la primera, Becky es una mujer obesa mórbida que tiene dos hijos, uno perfectamente sano, que será el responsable de la casa, Gilbert Grape interpretado por Jhonny Deep y otro con retraso mental que interpreta Leonardo Di Caprio en uno de sus primeros papeles. La relación entre los tres miembros de la familia es muy interesante, especialmente la sobreprotección del hijo mayor sobre el menor. Pero, sin duda, el paradigma de los personajes cinematográficos infantiles con problemas mentales de los últimos años ha sido “Forrest Gump” , hito en el cine norteamericano de los años noventa. Forrest es un chico de inteligencia baja que, gracias a su gran voluntad y corazón es capaz de realizar todo aquello que se propone, desde correr sin parar de Este a Oeste de los Estados Unidos a cuidar con gran e incondicional amor a la mujer de su vida, enferma de sida, con quien llegarán a tener un hijo, libre de enfermedad, que Forrest cuidará el resto de su vida.

La crueldad del adulto

Es raro que no sea compasión el sentimiento que domina la relación entre un adulto y un niño, pero hay ocasiones en las que ciertos sentimientos negativos dominan la conducta del adulto, o mejor dicho, de una persona en edad adulta, lo que no implica necesariamente que su personalidad también tenga esta característica. La envidia o el egoísmo pueden ser poderosos enemigos para una persona con responsabilidades, como le sucede al protagonista de “Los fantasmas atacan al jefe” , versión de los noventa del “Cuento de Navidad” de Charles Dickens. El actor cómico Bill Murray encarna al personaje tacaño y vanidoso que, entre otras maldades, no deja que su secretaria lleve a su hijo pequeño al pediatra ya que no habla desde la muerte de su padre. El fantasma del futuro mostrará al protagonista el aislamiento que sufrirá el pequeño si no se pone un remedio. Al final de la película promete que lo llevará al mejor especialista, pero no hace falta. Cuando el milagro se produce, el niño dice unas palabras: “que Dios bendiga a todos”.

El “sumum tremens” de la crueldad de los adultos con los niños se produce en “La mano que mece la cuna” , thriller de Curtis Hanson protagonizado por Rebecca de Mornay. Un ginecólogo abusa de una paciente a pocas semanas del parto, provocándole una crisis asmática. Denuncian al perturbado médico, que acabará suicidándose, perdiendo su esposa el hijo que llevaba dentro. La venganza de ésta será terrible: consigue el puesto de niñera del bebe de la pareja protagonista, poniendo al pobre lactante en situaciones de verdadero riesgo. A pesar de que en la realidad hemos visto casos de niñeras de una crueldad increíble, por suerte, esta película es pura fantasía.

La compasión del adulto

Como ya he señalado, la compasión es por suerte el sentimiento que predomina en adultos ante las flaquezas de los niños. “El imperio del sol” es una muestra del cine épico de Steven Spielberg, situado en el Japón de la Segunda Guerra Mundial. En un campo de concentración coinciden un niño inglés y un médico, que se encargará de su educación, aunque la “universidad de la vida”, como dice el propio niño, sea su verdadera maestra. Algo similar hará el maestro de pueblo con su pequeño alumno en “Historias de la radio” , la mejor y másconmovedora película de Sáenz de Heredia. Una enfermedad tiene inmóvil al niño y no es eso lo peor, ya que puede evolucionar de forma fatal. No puede correr, jugar con sus amigos o ser en clase el alumno bueno y brillante que era, por lo que el profesor continuará adiestrándolo con cariño en su casa. La revolución llega al pueblo cuando tienen la posibilidad de concursar en la radio, con la oportunidad de sacar el dinero suficiente para curar al pequeño, para lo que se elige unánimemente al maestro, el más listo del pueblo. El feliz desenlace es memorable: tras acertar el maestro todo tipo de preguntas, cada vez más rebuscadas, llega la pregunta imposible: qué jugador en no sé que año y no sé que división metió un gol. Y el milagro se hizo, habiendo sido él mismo el autor del gol.

Los padres

El noble sentimiento de compasión del adulto lleva a proteger al niño, pero puede derivar en un proteccionismo insano, sobre todo por parte de sus padres, que no pueden controlar el afán proteccionista por sus hijos, lo que les genera una intensa carga interna de angustia y desesperación, que además de ser transmitida a los hijos, puede paralizar su incondicional entrega o hacer que todas las fuerzas que utilizan en lucha por sus hijos sean inútiles. “Lorenzo´s oil” (titulada en la versión para España “El aceite de la vida” ), que fue además de la primera película producida por Jodie Foster, narra la lucha desesperada de unos padres por su hijo, que padece una enfermedad del metabolismo de los lípidos. Dicha enfermedad le produce un daño neurológico irreversible e imposible de tratar. Los padres son unos héroes totalmente entregados a su hijo para que pueda encontrar algo de salud, lo que para ellos es su salvación. Llegan a investigar por su cuenta en busca de la cura y en su camino encontrarán distintos obstáculos, como el escepticismo médico o de los otros padres con hijos enfermos. A pesar de que posee algunos aspectos discutibles, como la investigación científica realizada por neófitos, la película es un ejemplo de generosidad por parte de los padres.

Pero si, como ya he señalado, esta generosa entrega le hace perder el rumbo o la perspectiva de la realidad a los padres, las consecuencias pueden ser fatales, como le sucede a Björk en “Bailando en la oscuridad” , difícil película de Lars Von Triers. Una mujer checoslovaca emigra a los Estados Unidos en busca de una operación para su hijo, afectado de una enfermedad hereditaria que le dejará ciego, tal como a ella le está sucediendo. Con el fin de conseguir dinero para una operación, llega a cometer acciones inaceptables. En el fondo late el sentimiento de culpabilidad que tiene la protagonista por haber tenido a su hijo consciente de lo que le ocurrirá.

Sin darse cuenta, los padres pueden llegar a realizar acciones perjudiciales hasta para los propios hijos, como sucede en “Juramento hipocrático” , melodrama convencional en el que una madre, una cargante Meryl Streep, abandona el tratamiento convencional -que está siendo poco eficaz- que sigue su hijo para la epilepsia y lo cambia por una dieta especial.

¿Y si los padres son médicos?

¿Y si el padre fuera médico?, pues cabe pensar que el hijo será correctamente tratado, más aún, con mucho mimo. Así sucedía con los hijos de Nani Moretti en “La habitación del hijo” , ganadora recientemente del Óscar a la mejor película extranjera. En dicha película el problema se plantea cuando un hijo muere en un accidente, entrando el vitalista psiquiatra en una profunda crisis, ya que se siente culpable por no haber salido con su hijo ese día (no lo hizo porque un paciente le llamó muy angustiado), lo que habría evitado el accidente.

Sigo insistiendo, cabe pensar que si el padre es médico, lo habitual es una relación de cuidados estrecha. El cine ha reflejado esto en los aspectos puramente de salud, no tanto en los humanos. “El Sur” , segunda película de Víctor Erice tras diez años de letargo y rodada con el estilo pausado y contemplativo que le caracteriza, cuenta la historia de una familia, con una niña como protagonista, en un pueblo del norte de España en la postguerra. El padre es un médico poco comunicativo, distante en sus palabras y compostura, que terminará muriendo víctima de sí mismo.

“Amelie” , magistral película del francés Jeunet, da una paso más allá, porque en ella los cuidados médicos del padre tendrán serias consecuencias. Cuando el padre reconoce mensualmente a la pequeña Amelie, el corazón le late fuertemente por los nervios del contacto con su distante padre. Esto le hace temer al padre una cardiopatía, por lo que le somete a un estricto régimen de vida, sin salir apenas de casa durante su infancia. Recibe en el hogar toda la educación y construye un mundo imaginario paralelo (piensa que su vecina en coma no despierta porque quiere dormir toda la vida).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s